En CALISTA usamos materiales de la más alta calidad para la elaboración de nuestras piezas, sin embargo, aquí te damos algunos consejos para evitar rayones y procurar que el brillo perdure el mayor tiempo posible.

 

  1. Para que no se dañe la chapa de oro, evita el contacto con productos químicos: El contacto con productos como perfumes, lociones, productos de limpieza y cosméticos puede causar que el chapado en oro se desgaste más rápidamente. Siempre quítate la joyería antes de aplicarte estos productos y asegúrate de que tu piel esté completamente seca antes de volver a ponerla.
 
  1. Periódicamente puedes hacer una limpieza suave y regular a tus joyas CALISTA: Limpialas regularmente con un paño suave y sin pelusa para eliminar cualquier acumulación de suciedad o residuos. Esto debe ser suficiente para mantener su brillo. Evita usar productos de limpieza abrasivos, ya que dañan el chapado.
 
  1. En caso de requerir mayor limpieza, puedes lavar tus piezas CALISTA con agua tibia con jabón de trastes diluido y un cepillo de dientes de bebé de cerdas suaves para retirar la suciedad. Asegúrate de secar muy bien con un paño sin pelusa o una servilleta de papel. NO uses abrasivos.
 
  1. Guarda tu joyería CALISTA en su bolsa de tela original, en un lugar seco y alejado de la humedad, estas bolsas están diseñadas para evitar que las piezas se rayen o se lastimen. Como consejo, guarda los collares y pulseras con los extremos hacia afuera de la bolsa para evitar que se enreden.
 
  1. En lo posible evita el agua, las piezas CALISTA tienen un chapado de muy alta calidad y durabilidad por lo que no pasa nada si se mojan en algunas ocasiones. Sin embargo, para prolongar su brillo original, retira la joyería antes de bañarte, lavarte las manos o nadar, ya que esto puede acelerar el desgaste del chapado y provocar decoloración.